Tips sustentables para la limpieza de la casa

Llega el otoño, y con él me llega la tarea imperativa de limpiar profundamente la casa.  No sé por qué la realizo en otoño, es algo que asumí desde chiquita, algo que se hace en mi familia de generación en generación y que la reproduzco cada año a finales de septiembre. Una tarea que implica lavado profundo de salas, cortinas, paredes, colchones, lamparas y  en algunos casos hasta las bombillas.

La limpieza de la casa implica conocer primero los riesgos que algunos detergentes suponen para el #medioambiente. Los productos de limpieza no se quedan en casa: a través de la red de desagüe llegan a ríos, lagos y costas, lo que puede significar una grave amenaza para la vida silvestre.

Muchos detergentes convencionales utilizan fosfatos, un compuesto que destruye el oxígeno de lagos y lagunas. Este aumento de la concentración de fósforo en el agua provoca un crecimiento descontrolado de determinados tipos de algas que, al morir y sedimentarse, se descomponen y agotan el oxígeno de las aguas del fondo. Esta falta de oxígeno causa la muerte de plantas y peces

¿Pero se puede limpiar de manera #mássustentable?Una #limpiezadelhogar más #sostenible con el planeta no solo tiene en cuenta con qué limpiamos sino cómo limpiamos. Nuestra  primera recomendación es evitar la suciedad. Gestos como no usar las zapatillas de la calle en el interior de casa, utilizar felpudos e incluso elegir ropa y mandiles para cocinar ayudan a no ensuciar tanto. La clave es emplear el sentido común y hacer de la limpieza doméstica un acto consciente.

Uno de los imperativos familiares  es no comprar lo que no necesitamos. De ahí que nuestros aliados en la limpieza sea  #reutilizar viejas playeras o camisas. Creo que las camisas es el instrumento más útil para la limpieza de cristales y espejos. Y las viejas playeras las reacomodamos en la escoba para trapear cómodamente techos y paredes y para tallar y secar muchas superficies.

Usamos siempre #productosdelimpiezanaturales, o en su defecto #productosecológicos, para las tareas domésticas.  De esta manera disminuimos  la cantidad de cloro utilizado, así como de otros productos poco sostenibles con el planeta que utilizan fosfatos. En el mercado se encuentran ya muchas marcas ecológicas, muchas de ellas mexicanas. Además, se pueden comprar a granel, lo que ayuda además a reducir las botellas plásticas que tardarán más de 150 años en degradarse.

Nuestros grandes aliados son los #limpiadoresecológicos caseros, como el jabón de sosa, el vinagre  y el limón, con el que nuestras abuelas limpiaban. Son productos más sanos, más baratos y, además, no contaminan el medio ambiente. El jabón de sosa, por ejemplo, es un producto de limpieza tradicional que mi madre fabrica con el aceite usado, agua e hidróxido sódico (sosa cáustica). Es impresionante como este #jabóncasero elimina la grasa. Además combinado con vinagre blanco y bicarbonato puede eliminar las manchas más difíciles de las salas, los colchones, y blancos en general. Frota directamente este tipo de texturas con el jabón, y las manchas difíciles añade vinagre y bicarbonato. Deja reposar unos minutos y enjuaga con una vieja playera suave y deja secar. Además de sacar las manchas el bicarbonato ayuda a reducir malos olores.

Vinagre blanco para limpieza

Para el baño y la cocina  la combinación:  vinagre y limón es milagrosa. Les invito a frotar la grifería con un limón con sal y después tallarlo con vinagre. Es la mejor manera de eliminar sarro y moho de las partes más difíciles. Para el inodoro mezcla 1/4 taza de bicarbonato de sodio y 1 taza de vinagre, vierte en wc y déjalo reposar durante unos minutos. Frota con cepillo y enjuaga. También funcionará una mezcla de bórax (2 partes) y jugo de limón (una parte). Para manchas de óxido, rocía con vinagre y déjalo toda la noche antes de cepillar a la mañana siguiente  con bicarbonato de sodio.

Vinagre y sal es el limpiador perfecto para para devolver el color y dejar brillante los artículos de metal y acero. Lo que debes hacer es humedecer una esponja con vinagre o jugo de limón y luego espolvorear sal. Frotar ligeramente sobre la superficie. Enjuaga bien con agua, luego seca inmediatamente con una  playera vieja  suave y limpia.

Y ¿quién no ha  malgastado  horas intentando limpiar el horno? Pues todo resulta más sencillo con 3/4 taza de bicarbonato de sodio, 1/4 de taza de sal y 1/4 de taza de agua. Primero humedece las superficies del horno con esponja y agua. Luego mezcla el bicarbonato  con la sal e incorpora el agua para hacer una pasta espesa. Aplícala por todo el interior del horno y déjala reposar durante la noche. Retirar con una espátula, frotar con una esponja fuerte y aclarar bien.

Por muy difícil que sea limpiar la cochambre de una superficie, siempre pueden encontrar una solución natural o menos agresiva para el medio ambiente. Hay muchos tips en internet y seguro que más barato.

Deja una respuesta

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.